Una mirada que te acerca al mundo de los escritores y artistas de la provincia de Granma, Cuba.

lunes, 26 de septiembre de 2016

Pánfilo




                  El pan se hace el duro, de un día para otro, pero más duro soy yo.
Pancracio  
Cuentan que desde hace más de ocho mil años, el pan constituye alimento básico ligado a las clases más humildes “que estómagos humanos han visto”, tal vez de ahí la recurrente frase: “Con pan y vino se anda el camino”.
Al principio, como es lógico, el producto de referencia se parecía poco al actual. Dado el desconocimiento de la harina, sus productores solo utilizaban trigo machacado y agua, ahora nuestros panaderos, diestros en la materia, e  innovadores al fin, sustituyen la grasa por mayor cantidad de agua, alegando que  “el desorden en los factores, no altera el producto”.
Así son las leyes evolutivas, si el hombre cambió la fisonomía en la medida de su desarrollo, el pan lo acompañó en tal empeño y desde entonces comenzó a elaborarse con el cereal disponible en cada zona, por eso en estos tiempos, resulta común el pan de boniato, de calabaza…
También los hay de varios tipos y sabores: Pan blanco, el integral, de centeno, pan de maíz, de molde, de Gloria… y el más saboreado por los televidentes en Cuba la noche del lunes, el de Pánfilo.   
En cierta ocasión, este viejo quisquilloso y preocupado llegó a la panadería con su inseparable  libreta de abastecimiento y jabita auxiliar, e  impresionado quedó ante lo escuchado.
-Bien, compañeros, me acaban de informar que mañana llegará a nuestro centro la visita sorpresiva que esperamos desde la semana pasada. Esta vez, el pan tiene que estar tostadito, calentico, fresco, sabroso, rico… en fin, exquisito. ¿Está claro?
Por un instante Pánfilo quedó desvanecido, limpió su garganta y con cierta picardía preguntó al dependiente de turno: -Por una de estas casualidades de la vida, ese pan tostadito, calentico, fresco, sabroso, rico… en fin, exquisito.  ¿Ya salió?
Y el panadero titubeó en responderle:
-Bueno...este… sí, salió el mes pasado.
-¿Conoce si regresará mañana con la visita?, indagó el popular personaje soltando una carcajada.
En otra oportunidad Pánfilo decidió llevar panes, como regalo, a una prima residente fuera de nuestro país. A su llegada, el extraño cargamento acaparó la atención de un oficial de la aduana quien le indicó pasar el bolso por los trámites de rigor del aeropuerto.
-Ay, mi madre, seguramente se quedarán con los panes que protegí durante una semana, pensó.
Minutos después regresó el funcionario y con marcada sonrisa le dijo:
-Señor, aquí tiene el equipaje, analizamos en detalle su contenido y realmente no son productos psicotrópicos ni sustancias explosivas, pero tampoco es pan lo que lleva en su valija.
Nota: Sirvan estas bromas para reconocer a quienes el venidero 16 de octubre celebrarán el Día mundial del pan, valiosa iniciativa generada por la Federación internacional de panaderos.





      







domingo, 25 de septiembre de 2016

Dúo D’accord


El dúo D’accord, integrado por los experimentados artistas Marita Rodríguez, en el piano, y Vicente Monterrey, en el clarinete, ofreció una velada memorable, en Bayamo, capital de la provincia de Granma.
Los invitados decidieron compartir el escenario con agrupaciones de la provincia y el público agradeció la variedad sonora resultante de la iniciativa. Junto a los consagrados intérpretes, el conjunto de música antigua Exsulten, el dúo Transparencia y el quinteto femenino Entre cuerdas, colmaron con sus melodías las salas del Museo provincial Manuel Muñoz Cedeño, y brindaron excelentes propuestas del pentagrama universal. 
D’accord, procedente de la capital del país, mostró sus aciertos en el empaste de los instrumentos y deleitó al público con los contrastes entre las obras de Rossini, y de los compositores cubanos Eduardo Morales y José María Vitier. Durante la cita, Exsulten estremeció a los presentes con las piezas Si dolce é il tormento, de Claudio Monteverdi; y las arias de Friedrich Heandel, Ombra mai fu, y Da tempeste il legno infranto, en las cuales sobresalió la interpretación de la vocalista Tatiana González Echeverría.
Entre cuerdas, mereció elogios por llevar al formato de cuerdas (integrado por guitarras, tres y laúd) composiciones como Cantos guajiros, de Jesús Ortega; Zapateo, de Efraín Amador y el  Ave María, de Shubert, disfrutadas en esta ocasión. 
El dúo Transparencia también se integró a la función con sendas obras de Camillet Saint-Saens  y Capricho, de Alfredo Diez Nieto.Vicente Monterrey, solista del Centro nacional de la música de concierto, dijo sentirse sorprendido al ver a músicos de primera línea en el territorio. 
“Ojalá otras provincias y hasta en la capital hubiera un movimiento así, con esas ganas de hacer”, aseveró el maestro. 
Marita Rodríguez, quien es profesora del Instituto Superior de Arte, consideró que hay mucho talento joven en la ciudad de Bayamo, y festejó que exista esa promoción hacia la música de concierto. 
Además, comentó, que le llama la atención que las agrupaciones elijan partituras complejas y no se vayan por el camino fácil. 
También detalló que le atrapó el quinteto femenino Entre cuerdas, por ser inusual, y al mismo tiempo factible como concepto general, con instrumentos tan cubanos.  
Ambos artistas ofrecieron una clase magistral en la Escuela profesional de arte Manuel Muñoz Cedeño y agradecieron la invitación a Granma.
Tal vez, que el intercambio entre estos grupos fuera allí, en la antigua casa del músico bayamés, orquestador del Himno Nacional, hizo más grato el encuentro.  
Es una experiencia que bien podría repetirse en otros momentos del año y promover así los excelentes proyectos que atesora la provincia.   



















viernes, 23 de septiembre de 2016

Golfovisión, la imagen de los manzanilleros




La televisión en Manzanillo acaba de cumplir 12 años, empero, para el colectivo del telecentro marca la mayoría de edad en profesionalidad, sustentada por  los premios de sus realizadores en eventos nacionales e internacionales.
Daniel Javier Ortiz Leyva, jefe de programación e información de Golfovisión, dice que sienten la satisfacción de contar con el agradecimiento del pueblo para el cual laboran.
“Hoy es una fortaleza que la edad promedio sea de 30 años porque los jóvenes le imprimen frescura e ideas novedosas a los distintos proyectos y son la vanguardia”, añade.
Consecuencia de una idea del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el canal manzanillero surgió como televisión comunitaria el 8 de septiembre de 2004. La sede de la institución recibe una reparación capital, que en el primer semestre de 2017 ofrecerá más confort a los diversos estudios y áreas para elevar la calidad de la programación con perspectivas de acercarse a la tv digital.
Se mantiene en el aire espacios informativos, variados, musicales e infantiles, entre otros, en las tardes de lunes, miércoles y viernes. “Tenemos el gran compromiso de que los programas sean el reflejo del quehacer de la localidad y que los públicos a los que van dirigidos lo acepten y se vean representados, como el súperobjetivo de los realizadores”, expresa Ortiz Leyva.

Hace tres años, el joven Moisés Díaz Escalona labora como editor del telecentro, una profesión que reconoce le ha exigido mucha preparación y empeño.
“Aquí nos llevamos como una verdadera familia. Disponemos de tecnología de punta que permite mayor rapidez y calidad”.
Brizaida Sánchez Olivera es la jefa de grupo de reporteros: “Se va logrando el propósito de hacer un periodismo más profundo, de investigación y que implica mayor preparación y dominio de las diversas técnicas y estilos. Nuestros periodistas son muy capaces, profesionales e inteligentes”.  
Una gala artística, en la que se le entregó la condición de Centro Distinguido del sector de la Cultura, selló el festejo por el aniversario de Golfovisión, la entrañable imagen de los manzanilleros.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Jorge Adrián Betancourt y la décima humorística





Anda con la guitarra a cuestas. Sus amigos  prefieren su compañía para mover las tardes y porque siempre les abre su casa. Gusta del café humeante y trae bajo la manga alguna canción memorable, aunque prefiere las décimas para expresar aquello que le conmueve.
Jorge Adrián Betancourt Quintana no escapa de su verso hecho con sagacidad y humor,  acierto que le valió este año el Premio iberoamericano de la décima humorística. Ya son dos con el Premio iberoamericano de la Décima Cucalambé en 2012, por su volumen Nosotros los cobardes, elaborado junto a Alexánder Aguilar. 
“Hacer humor es indispensable, nunca me voy a privar de utilizarlo, es algo que va aparejado al otro tipo de literatura que concibo. La décima como molde se ajusta a lo cómico, lo risible, desde Chanito Isidrón hasta lo que hacemos hoy, ahí tenemos a Alexander Besú, Alexánder Aguilar y voy a incluirme también. La décima siempre va a estar por encima del soneto, del ovillejo y del verso libre; a la hora de hacer humor, creo que lleva la voz cantante”, asegura.  
Algunos suelen considerar a esa composición como una cárcel por las especificidades de su métrica y rimas. Sin embargo, este poeta afirma que es diáfana como el agua,  sobre todo si el autor logra serlo.
“La décima llega aquí de España como forastera, y se aplatana, tanto, que se convierte en la estrofa nacional. El concurso más importante internacionalmente de esa modalidad se realiza en Cuba, que es el Cucalambé, y jamás la ha ganado un extranjero.

“Teóricos más avezados que yo han dicho que gran parte de la buena poesía que se está haciendo en Cuba ha sido mediante la décima. Es cierto que es verso con cárcel, pero como la definía Waldo González, una cárcel hecha de aire puro y resulta edificante limar esos barrotes no para fugarse, sino para que entre aire puro y más oxígeno del que ya tiene”.

En cada época la poesía de octosílabos ha tenido sus especificidades. Al indagar por los temas abordados en su obra explicó:
“Alguien habló un día de las luchas independentistas, otros del arado, de Elián González (etapa en que se realizaron tribunas abiertas), aquel momento era de fervor revolucionario, todo lo que se haga en torno a la décima responde inexorablemente a su tiempo.

“Yo trato de ser cronista de los tiempos que estamos viviendo, un poco apocalípticos, a veces hay desesperanza, desamor; el desastre ecológico, esa gama de cosas adversas que estamos viviendo, la pérdida de valores figuran en lo que digo en mis composiciones”.

Entonces, usted considera que el humor es cómo una pincelada refrescante en su creación, pero también un modo de reflexionar mientras se ríe.

“Siempre digo que el humor ha resuelto más que el protocolo. Me refiero al inteligente. Me encantan Virulo, Jorge Díaz, Nelson Gudín, Luis Silva, me gustan los que son capaces de hacerte pensar. Uno de los textos con los que gané este reciente premio está dedicado al absurdo”.

Sin embargo, en su quehacer destaca su dedicación a los infantes. El próximo año espera publicar Viajero y yo un volumen de décimas para los más pequeños inspirado en ese relevante texto de la literatura hispana Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez.

“Se trata de un perro que ha viajado por todo el mundo y le cuenta sus historias a un niño. Llevo por dentro un niño tremendo”.

Con ellos tiene una relación especial. Cuenta que la guitarra le ha ayudado en ese proceso. En la actualidad imparte un taller de repentismo Tras las huellas de Servando. Además, mantiene otros espacios literarios La tertulia del humor y Volver la página, todas vinculadas a la casa de cultura de Guisa, Olga Alonso.

En el diálogo confirma su esperanza en la continuidad de esa modalidad poética, sobre todo en su pueblo, tierra fértil para los epígonos.

“Los jóvenes sí están interesados en hacer décima, felizmente, porque nosotros un día vamos a pasar, quienes vengan detrás tienen esa misión de continuar. Aquí hay una cantera enorme de decimistas que están haciendo una obra sustanciosa, cada vez  sumo más a mi taller de repentismo”.

Muchos opinan que existe rivalidad entre poetas y repentistas. Para Jorge Betancourt no hay tal polémica.
 “Lo más importante es que los repentistas son decimistas y lo más rico es cuando un repentista en un tiempo tan breve logra  algo sublime. Todos conocemos a Pepito Péglez, Argelio Torres y a Manuel Reyes Alcolea. Debemos proyectarnos en hacer buena literatura, los repentistas pueden coexistir con nosotros, aunque nosotros tratamos de hacer un discurso diferente”.

Cuando los amantes de este tipo de estrofa se unen, es una gran fiesta de amigos, así se pudo constatar durante el Primer encuentro A la décima va la vencida, que se realizó hace pocos días en la provincia de Granma, organizado por la Asociación Hermanos Saíz.